El soporte androgénico en los ciclos de AAS

·

Como sabréis el principal andrógeno del cuerpo, el cual es secretado en los testículo mediante la estimulación de las células de leydig vía LH, es la testosterona. Al contrario de la creencia popular, la testosterona no es la encargada del mantenimiento de parámetros tales como el estado de ánimo o la libido (es decir, a nivel central).




La que efectúa esta es la DHT. La testosterona no es más que una prohormona de esta, la cual se transforma mediante la acción de la enzima 5-alfa-reductasa.

Esta enzima se encuentra en toda área del cuerpo la cual sea "andrógeno-dependiente". Esta transformación hormonal tiene numerosas funciones positivas. La DHT es un andrógeno que tiene una afinidad por los receptores de entre 3 a 10 veces mayor que la testosterona (en función del autor y fuente que leas), y si la comparamos con la DHEA, otro andrógeno, la diferencia es aún mucho mayor. 


Para que te hagas una idea, si tomásemos un inhibidor de la 5-AR, a medio-largo plazo tendríamos unos cambios desagradables (excepto que seamos mujeres o transexuales) tanto a nivel físico como psicológico, como aumento de la grasa corporal, pérdida de líbido, dificultad para tener erecciones, cansancio (conocido síndrome post-finasteride)...

En teoría, la DHT podría tener fuertes efectos a nivel de la síntesis proteica (la cual podemos ver en el tan famoso superdrol, que gracias a su dimetilación no es desactivado en el músculo esquelético), pero la realidad en el tejido muscular es un poco diferente, debido a que cualquier cantidad de DHT que vaya a los músculos es desactivada mediante la interacción con la enzima 3a-HSD (convirtiéndose en un andrógeno muy débil llamado 5-alfa-androstan-3 alfa, 17beta-diol, o 3 alfa-diol para resumir), sin embargo, a nivel de fuerza sí que es verdad que la DHT per se puede ser bastante efectiva (aunque por mecanismos dependiente de MAPK (la diana sería el EGFR; receptor del factor de crecimiento epidérmico) y no por el receptor androgénico)

Cabe destacar que la DHT también tiene (muy)leves efectos anti-estrogénicos mediante tres vías:
  • La primera es mediante la inhibición directa de los efectos de los estrógenos en los diversos tejidos (de ahí a que la tan famosa crema tópica de DHT sea tan efectiva en los casos de ginecomastia provocadas por un aumento repentino de los niveles de E2).
  • La segunda es mediante la inhibición de la enzima aromatasa por la acción directa de estos metabolitos, reducción la conversión de andrógenos en estrona y estradiol.
  • Por último, la DHT actúa sobre el hipotálamo/pituitaria para disminuir la secreción de gonadotropinas. Mediante la disminución de la secreción de las gonadotropinas se disminuye la producción de las materias primas para la producción de estrógenos (testosterona y androstenediona), ya que además la DHT en sí no puede aromatizar en estrógenos.
Sin indagar mucho más, un adulto varón medio produce una media de unos 7-10 mg de testosterona neta por día, lo cual nos da unos valores en sangre de unos 5-10 ng/dL en una analítica, de testosterona total. Un 5% de la testosterona pasará a ser DHT. Teniendo esto en cuenta, podemos establecer las siguientes directrices de cara a emplear la dosis (mínimas) de diferentes substancias como soporte androgénicos, es decir, para no ser un pichafloja e ir llorando por las esquinas.



La testosterona

En el caso de que no queramos utilizar testosterona como soporte androgénico, las cantidades mínimas necesarias para mantener un correcto estado anímico sería como hemos dicho de unos 10 mg diarios, lo cual dependiendo del ester serían:
  • Base: 70mg semanales
  • Propionato: 120mg semanales
  • Cipionato y enantato: ~140mg semanales
Estas dosis nos asegurarían unos niveles en el tercil superior del rango de la normalidad (o incluso algo por encima, en función de la genética del individuo). Cabe decir que al usar otros andrógenos, los niveles de SHBG disminuirán notablemente, por lo que se pueden usar dosis menores ya que los niveles de testosterona libre serán mayores, pero igualmente, no bajaría de al menos unos 50mg de testosterona netos cada semana.

También hay posibilidad de emplear formulaciones tales como testosterona oral, geles o parches, sin embargo, teniendo en cuenta que son bastante más caros, más difíciles de conseguir y que la respuesta individual varía muchísimo más (hay identificados varios SNPs que pueden ayudar a determinar la respuesta del individuo), no es lo más recomendable.

Mesterolona y Drostanolona


Estos son dos buenas opciones como sorporte androgénico, sobre todo para aquellas personas que sean muy sensible a la aromatización de la testosterona y que debido al aumento de estrógenos no quieran o no puedan acceder a un inhibidor de la aromatasa.

Pero esto no acaba aquí, estas sustancias al ser básicamente DHT (la mesterolona es DHT oral con un sólo grupo metil, 1-aa. La drostanolona es un derivado muy cercano de la DHT) o muy similares a la DHT, son capaces de interactuar con la enzima aromatasa, por lo que son capaces de desactivarla y prevenir la aromatización de otros esteroides, como la boldenona o la nandrolona, en ciclos Old-School es muy común ver el uso de tamoxifeno+mesterolona como soporte para la inhibición de la aromatización (otra cosa es que fuera eficiente o práctico).

En términos de ganancia muscular no nos aporta tanta potencia como la testosterona, pero a la hora de perder grasa, ganar fuerza, etc... son algo mejores. Además, nos proporcionan un mejor estado anímico y un brutal descenso de la SHBG, sobre todo la mesterolona.

En el ámbito Español al menos, en el caso de que no puedas acceder a una fuente fiable de Drostanolona, es mucho mejor adquirir mesterolona de grado farmacéutico, el tan conocido Provirón.

Con sólo una pastilla de 25mg de provirón al día, o un poco más de drostanolona cada 48 horas, seremos capaces de mantener un correcto estado anímico. Empleando dosis algo más bajas (de en torno a los 12,5mg diarios) de mesterolona, se podría incluso usar durante un post-ciclo; dosis más altas suponen una (leve) supresión de las gonadotropinas.

DHEA


Esta hormona, mediante su interacción con la enzima 3b-HSD se transforma en androstenediona, la cual mediante la interacción con la enzima 17b-HSD se transforma en testosterona, y esta mediante la interacción con la 5-AR se transforma en DHT. Hay que tener en cuenta que la androstenediona también puede transformarse en estrona vía aromatasa.



Además tiene diversos efectos beneficiosos a nivel metabólico, como por ejemplo la mejora de la conversión de T4 a T3 además de ejercer un cierto efecto modulador a nivel del GR, por no hablar de que tiene efectos beneficiosos a nivel de lipolisis de grasa subcutánea (mujeres) y grasas visceral (hombres). En líneas generales se puede decir que ejerce una acción anti-obesogénica en el ser humano.

El cuerpo secreta unos 25mg diarios de DHEA e idealmente deseamos consumirla de forma oral para que así se vea expuesta al primer paso del metabolismo hepático y pueda darse la conversión de DHEA a DHEA-S, lo que incrementa su vida media.

En este caso, teniendo en cuenta las cantidades empleadas en la mayoría de los estudios existentes hasta ahora, las dosis a emplear serían:
  • DHEA oral: 100-150mg diarios, tomado por la mañana junto al desayuno. O 1,7mg/kg/día para mujeres (hay que mantener esas gainz, sistah (; ) y 1,4mg/kg/día para hombres.
Ahora, podemos apreciar que existen dos formulaciones, una micronizada y otra no micronizada, las diferencias son las siguientes:



Imagen: Diferencias en diferentes ratios del ABC (Area bajo la curva) tras la administración de 300mg de DHEA Micronizado vs 300mg de DHEA No Micronizado (Cristalino)

Básicamente si deseamos incrementar nuestros niveles de DHEA-S y que sea más limpio hormonalmente, entonces nos interesa la forma micronizada.

Si lo que deseamos es que la DHEA administrada sea convertida a otras hormonas (por ejemplo testosterona o estrona), entonces es mejor emplear la forma sin micronizar (que sería la forma ideal para emplear como soporte androgénico).