Tb-500 y su uso en lesiones

·


El TB-500 no es el nuevo Terminator, es un péptido sintético relacionado con la hormona timosina beta-4. Dicha hormona está presente en niveles bajos en el cuerpo y puede proporcionar muy buenos efectos positivos en lo que a la recuperación de lesiones se refiere, estos efectos regenerativos pueden tener lugar en músculos, tendones, ligamentos, piel, corazón y ojos.



Dado que se vende principalmente con fines de investigación y uso veterinario, se implementa típicamente en ensayos clínicos en caballos, aunque si indagas un poco, su uso en humanos se remonta al año 1974, aunque también hay casos más famosos como el del equipo de fútbol Australiano en 2011.

¿Cómo funciona el TB-500?

La funcionalidad principal de TB-500 depende de la capacidad de regular al alza las proteínas de construcción celular como la actina, que es una proteína que forma (junto con la miosina) los filamentos contráctiles de las células musculares y también está involucrada en el movimiento y metabolismo en muchos otros tipos de células

La regulación previa de la actina permite que esta substancia promueva la reparación, crecimiento celular, migración celular y la proliferación celular. Esto no solo ayuda a construir nuevos capilares sanguíneos, sino que también regula positivamente el tipo de inflamación "buena" que se correlaciona directamente con una curación más rápida de la lesión (1).

Debido a su estructura molecular y bajo peso molecular posee la capacidad de viajar a través de los tejidos. Esto significa que no tenemos que inyectarla en el sitio de la lesión, sino que cualquier lado de nuestro cuerpo valdrá ya que ejercerá un efecto sistémico y no local, aunque sí será específico para las lesiones (sean crónicas o agudas), de hecho muchos usuarios de este péptido reportan beneficios tales como mejora de la flexibilidad general, reducción de inflamación en tendones e incluso, algunos experimentan un mayor crecimiento del cabello y un recrecimiento en zonas ya perdidas por la alopecia.

Actualmente, también se están llevando a cabo estudios sobre la capacidad del TB-500 para reparar el tejido cardíaco dañado. 

El TB-500 es sólo una pequeña parte de lo que sería la hormona timosina beta-4, pero sólo la parte que nos interesa con lo que respecta a la regeneración de tejidos, de hecho, la parte de la cadena de aminoácidos sintetizada es la que proporciona la mayoría de los efectos beneficiosos de la molécula completa per se, y lo mejor de todo es que es fácil y barata de fabricar.



Imagen 1: Una molécula de Thymosin Beta-4 consiste en una cadena de 43 aminoácidos (la de la imagen). TB-500 consiste en los aminoácidos 17-23 de dicha cadena.


Usos, dosis y efectividad del TB-500

En general, el TB-500 se usa con frecuencia en el tratamiento de lesiones agudas o heridas que sanan lentamente (y que necesitas que se recuperen lo antes posible), o para el tratamiento de lesiones crónicas en las cuales parece no haber progreso.

Es especialmente útil en casos de tendinopatías crónicas al ayudar a solventar los procesos inflamatorios, siempre que sea legítimo claro está, ya que esta última es la razón por la cual la gente no obtiene resultados de su uso (2), la otra razón principal es que no usan una dosis lo suficientemente alta o no lo usan durante suficiente tiempo.

Para calcular la dosis de uso de TB-500 tenemos que basarnos en nuestro peso corporal y emplear la siguiente fórmula:

HED (mg/kg) = Dosis animal (mg/kg) x [Km del animal / Km Humano]
Donde:
 
Km = Peso corporal (kg) / Superficie corporal (m2)

Aunque también podemos emplear los datos de esta tabla y ahorrarnos unos cuantos cálculos:

 
Imagen 3: Tabla para el cálculo de la HED (3), esta calculadora también puede ser de utilidad


Segun los fabricantes, la dosis es de 5mg a la semana en Galgos y de 20mg a la semana en caballos, así que podemos calcularlo fácilmente. Teniendo en cuenta que un Galgo pese unos 20kg:

HED (mg/kg) = 0,25 (mg/kg) x [20 / 60] = 0,13mg/kg
 
Es un péptido fácil de adquirir y personalmente, recomiendo adquirirlo aquí o aquí o aquí. El donde lo hagas es un poco irrelevante, ya que todos obtienen la materia prima del mismo distribuidor.

Personalmente no lo he empleado pero si lo he recomendado a personas que sufrían de tendinopatías crónicas y otras dolencias de índole similar, con muy buenos resultados. 

Referencias

[1] http://sci-hub.tw/10.1111/j.1749-6632.2010.05479.x
[2] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25168622
[3] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4804402/