Esteroides Anabólicos: La droga más letal

·

Pregúntale a cualquier persona qué opina sobre los esteroides anabólicos y seguro que la respuesta es alguna de las siguientes.


  • Son malos y matan
  • Te dejan estéril
  • Los que los toman no pasan de 40 años
  • Te encogen el pito
  • Mataron a mi madre y violaron a mi canario
  • ¿Vendes de farma o de UGL?

El uso de los EAA es un tema bastante delicado, tanto dentro del ámbito de la salud como dentro del ámbito deportivo, pero, ¿qué son realmente los anabolizantes androgénico esteroideos?

Estos son preparaciones que contienen una de las tres hormonas esteroides naturales que pueden ser la testosterona, la dihidrotestosterona (DHT) o nandrolona (Sí, esta se encuentra en pequeñas cantidades de forma natural en el cuerpo humano y en los suplementos proteicos, como el de la imagen). 


Imagen 1: En los suplementos de proteína en polvo podemos encontrar pequeñas cantidades de la hormona Nandrolona, naturalmente presente en el cuerpo humano en pequeñas cantidades y en el de Josep Guardiola, en cantidades algo mayores. Clic en la imagen para agrandar.

Se seleccionan una de las tres como punto de partida, y entonces se modifican y se tratan para formar nuevos compuestos.

Nomenclatura de los esteroides

 


Imagen 2: Prefijos y sufijos empleados en la nomenclatura de los esteroides. Clic en la imagen para agrandar.

Cuando se crea una nueva clase de compuesto, se les ponen una serie de prefijos, sufijos y una raíz, dependiendo de la estructura de esta substancia. Y partiendo de estos se saca el nombre con los que se conoce.

Raíces usadas


Androstane (Sin doble enlace)
Estructura con base de carbono de dihidrotestosterona

Androstene (con un doble enlace)
Estructura con base de carbono de o similar a la testosterona

Androstadiene (dos enlaces doble; di-ene)
Estructura con base de carbono similar a la metandrostenolona

Estren;Estra
Estructura base de nandrolona (19-norandrosteno) y estrógenos

Nombres comerciales de los compuestos



Imagen 3: Nombres comerciales de los diferentes esteroides anabólicos androgénicos más conocidos. Clic en la imagen para agrandar.

¿Para qué se usan los EAA?


Pues la respuesta es obvia, para lucir palmito en la playa.

Ahora en serio, la aplicación más utilizada es para la terapia de reemplazo hormonal, como por ejemplo en aquellos hombres con hipogonadismo. También se suelen utilizar en personas que hayan sufrido quemaduras graves en gran parte de su cuerpo, que sufran atrofia muscular, peso excesivamente bajo, anemia, infertilidad, osteoporosis, pacientes de hemodiálisis… también suelen tener otras aplicaciones pocos reconocidas, por ejemplo el Dianabol se puede utilizar para que la radioterapia sea más efectiva en el tratamiento de cáncer de laringe.

Los EAA, ¿son realmente el demonio?


Los esteroides pueden causarnos una gran cantidad de efectos secundarios pero, ¿realmente son tan comunes? Si nos vamos a los prospectos de otros medicamentos, como cualquier AINE, creo que el panorama sería aún peor, hay efectos secundarios claro está, algunos más comunes que otros, pero veamos que dicen los estudios en vivo.

Estudio con testosterona

En este primer estudio realizado en julio de 2001 y publicado en el American Journal Of Physiology Endocrinology and Metabolism (1), se utilizaron varias dosis de testosterona en diversos sujetos, un total de 61 hombres con edades comprendidas entre los 18 y los 35 años, se crearon 5 grupos con: 25 mg semanales 50 mg semanales 125 mg semanales 300 mg semanales 600 mg semanales.

Durante un periodo de nada más y nada menos que 20 semanas, ah, pero sin antes olvidar que les suministraron de manera mensual un agonista de la GnRH de larga duración, ¿para qué? Pues para suprimir por completo la secreción de testosterona endógena, que guapo, ¿no?

Después de estas 20 semanas, se hizo un control de 4 semanas sin drogas seguido de 16 semanas de recuperación, ¿Qué les pasó? Murieron todos.


Imagen 4: AY MI MADRE EL BIXOOO. Clic en la imagen para agrandar.

No hombre, era broma, en términos de composición física, los que tomaron 25 mg y 50 mg aumentaron su masa grasa, los de la dosis de 125 mg permanecieron sin cambios, ahora viene lo bueno, los que tomaron 300 mg por semana aumentaron su masa magra en 5,3 kg, y los que tomaron 600 mg la aumentaron en 8,5 kg. No hubo cambios significativos en los niveles de PSA, ni en las enzimas hepáticas, ni en la actividad sexual ni en la función cognitiva.

Lo único negativo fue una ligera disminución en los niveles de HDL, aunque se mantuvieron en rango, excepto en los que usaron 600 mg semanales, que bajaron hasta los 34 puntos (de un rango de referencia de 40 a 59 puntos). Totalmente aterrador, sin duda alguna, no sé ni cómo sobrevivieron (nótese la ironía).

Estudio con nandrolona

Tranquilos que esto no acaba aquí, los científicos no saciaron su sed de sangre sesgando las vidas de las personas del primer estudio sino que optaron por seguir dejando a mujeres viudas y a niños huérfanos.

Este estudio nos lleva a uno realizado con la archiconocida nandrolona, en hombres con VIH+ (2), para probar sus beneficios en términos de ganancias musculares. Participaron un total de 30 hombres, todos con la misma dosis del fármaco, se utilizó en pirámide de esta manera: 200 mg primera semana 400 mg la segunda 600 mg desde la tercera semana hasta la 13. Desde las semanas 13 a la 16 se fue reduciendo poco a poco.

Se estudiaron de cerca los cambios en el perfil lipídico, y ¿qué pasó? Incluso con las dosis tan grandes utilizadas, no hubo NINGÚN cambio significativo en los niveles de LDL, triglicéridos o sensibilidad a la insulina.

De hecho, los que realizaron ejercicio mejoraron de forma significativa la distribución del tamaño de las partículas del colesterol LDL, además de mejorar los niveles de triglicéridos, lo que hizo que redujeran el riesgo de padecer alguna enfermedad cardiovascular.

Lo único negativo fue una ligera disminución en los niveles de colesterol HDL. No hubo cambios ni en los niveles de PSA ni nada que pudiera poner en riesgo su salud a corto, medio o largo plazo.

Pero esto no acaba aquí, aún siguieron “asesinando” a más pobres intrépidos.

Estudio con oximetolona

Por último, estos seres sedientos de sangre faltos de cualquier atisbo de conciencia hicieron otra prueba con nada más que con oximetolona (3), uno de los esteroides orales más peligrosos dentro del ámbito culturista, y lo hicieron nada más y nada menos que con 31 pobres ancianos con edades comprendidas entre los 65 y los 80 años.

Se crearon 3 grupos con las siguientes dosis durante un periodo de 12 semanas: 50 mg diarios 100 mg diarios Placebo Se midieron los cambios de masa magra, fuerza, y otros marcadores importantes de salud, entre los que se incluyeron el colesterol total, LDL, HDL, triglicéridos, PSA y enzimas hepáticas.

Las ganancias de fuerza y masa muscular fueron dependientes de la dosis tomada, es decir, a dosis más altas, mayores ganancias (Mr. Obvious), similar al del estudio realizado con testosterona, en los rangos de 125 y 300 mg respectivamente, 2,9 kg de masa magra para los de la dosis de 50 mg y 5,4 kg para los de la dosis de 100 mg.

No hubo ningún cambio significativo en los niveles de PSA, colesterol total, HDL o triglicéridos, si hubo cambios en los niveles de HDL (con una reducción de 19 y 23 puntos respectivamente). Los niveles de enzimas hepáticas aumentaron muy levemente en el grupo de 100 mg, pero no hubo cambios en los que tomaron 50 mg diarios, vamos, nada que pudiera conducir a alguna patología hepática.

Pobres ancianos, ganaron una cantidad considerable de masa muscular sin afectar a su salud, es que estos 100tifikos no tienen alma.

Conclusión

Como podemos ver, ninguno de los cambios medidos indicó peligro a medio o a corto plazo. El uso de monociclos de esteroides es bastante seguro y ofrecen buenas ganancias e incluso se especula que ciertos cambios en la fisiología muscular pueden llegar a ser permanentes.

Ahora, varios años después (2018), sigo pensando más o menos igual, aunque con varios matices:

  • Uno de los principales problemas es la americanización de los protocolos, que es básicamente el empleo de megadosis y el más es mejor.
  • El estigma social, tanto a nivel general como dentro de la comunidad médica, hace que muchos usuarios de esteroides empleen este tipo de substancias continuamente los 365 días del año, en dosis extremadamente elevadas, sin llevar ningún tipo de control sobre los diversos marcadores de salud, por el miedo al “lo que me dirá el médico”. Esto sí es un problema y bastante serio.
  • Dentro de la misma tónica, hay muchísimas personas que no llevan ningún tipo de control simplemente por “miedo de ver lo mal que estoy”.

No es tanto el efecto directo del uso de este tipo de fármacos per se, sino las anomalías metabólicas resultantes de su uso, básicamente dislipidemias, hipertensión arterial y policitemia secundaria. Como es normal, a mayores sean las dosis empleadas o la polifarmacia, mayores serán las alteraciones resultantes de su uso, y lo peor de todo, es que son fáciles de corregir, siempre y cuando, se lleve un control de varios marcadores, que te lo puede pedir cualquier “médico de cabecera” a modo de chequeo rutinario.

Después de todo, todavía estoy por ver un tío con un colesterol de 120mg/dl, una glucosa de 80mg/dl sin desviación estándar en Insulina o Péptido C, tensión arterial inferior a 115/75mmHg, serie roja y marcadores hepáticos normales que tenga problemas derivados del uso de esteroides.

Me gustaría próximamente hacer una segunda parte analizando brevemente varios ensayos en los que se emplearon diversos compuestos en humanos en dosis supraterapéuticas (de hasta 2000mg semanales), con resultados bastante interesantes.

Referencias

[1] Bhasin S, Woodhouse L, Casaburi R, Singh AB, Bhasin D, Berman N, Chen X, Yarasheski KE, Magliano L, Dzekov C, Dzekov J, Bross R, Phillips J, Sinha-Hikim I, Shen R, Storer TW. Testosterone dose-response relationships in healthy young men. Am J Physiol Endocrinol Metab. 2001 Dec;281(6):E1172-81. 

[2] Sattler FR, Schroeder ET, Dube MP, Jaque SV, Martinez C, Blanche PJ, Azen S, Krauss RM. Metabolic effects of nandrolone decanoate and resistance training in men with HIV. Am J Physiol Endocrinol Metab. 2002 Dec;283(6):E1214-22. Epub 2002 Aug 27. 

[3] Schroeder ET, Singh A, Bhasin S, Storer TW, Azen C, Davidson T, Martinez C, Sinha-Hikim I, Jaque SV, Terk M, Sattler FR. Effects of an oral androgen on muscle and metabolism in older, community-dwelling men. Am J Physiol Endocrinol Metab. 2003 Jan;284(1):E120-8. Epub 2002 Sep 24.
Pregúntale a cualquier persona qué opina sobre los esteroides anabólicos y seguro que la respuesta es alguna de estas: Son malos y matan Te dejan estéril Los que los toman no pasan de 40 años Te encogen el pito ¿Vendes de farma o de UGL? El uso de los EAA es un tema bastante delicado, tanto dentro del ámbito de la salud como dentro del ámbito deportivo, pero, ¿qué son realmente los anabolizantes androgénico esteroideos?
Fuente: