Guía práctica de uso de IGF y MGF para dummies

·

Si hay algo que toque más la moral que hacer la declaración de la renta y salga a pagar es buscar información clara y concisa sobre el uso de IGF y MGF. Debido a ello, me he animado a redactar este artículo para intentar arrojar algo de luz sobre el tema sobre la que yo creo que es la mejor forma de administrar estos péptidos.. pero bueno, yo que sabré, si soy un flaco.




Centrémonos en el crecimiento y la proliferación celular. Se sabe que el MGF es producido en el tejido muscular dañado como mecanismo de reparación y reconstrucción. Estos efectos se consiguen generalmente con un entrenamiento en el que haya cargas excéntricas y concéntricas.

La administración de MGF post-entrenamiento, después de que se haya aplicado una carga mecánica con un entrenamiento con pesas tanto de forma concéntrica como excéntrica, es lo más ideal. Adicionalmente y probablemente igual de importante es que los niveles de proteínas fijadoras específicas del IGF tales como el IGFBP-4 son menores después de un entrenamiento con cargas.

La IGFBP-4 es una proteína que se une al IGF-1 e inhibe sus efectos anabólicos.

Por lo tanto, los niveles de IGFBP-4 están más bajos de lo normal DESPUÉS DEL ENTRENAMIENTO, NO ANTES. Además, después del entrenamiento tanto los niveles de IGF-1 como de MGF están en su punto álgido, por lo que siguiendo dicho patrón corporal, la administración vía exógena en este momento de uno de estos factores de crecimiento ayudaría a inducir el proceso de miogénesis de forma óptima y por lo tanto, potenciar la hipertrofia (La mejor forma de optimizar el uso de hormonas exógenas es administrándolas siguiendo los mismos patrones de liberación de nuestro cuerpo. Sólo mimetizando los patrones naturales de liberación, obtendremos resultados óptimos).

Figura 1: Niveles de la proteína IGFBP-4 antes de un ejercicio, después de una carga concéntrica y después de una carga excéntrica.

Con esto quiero decir que si vas a emplear IGF-1 y/o MGF, por lo menos ten la decencia y el sentido común de inyectarlos cuando los niveles de las diversas proteínas fijadoras están en su nivel más bajo y los niveles naturales de los factores de crecimiento en su punto álgido, para potenciar así los efectos anabólicos.

Uso práctico de MGF e IGF

Cuando se usa MGF entramos en un modo de "proliferación celular" por así decirlo, esto es importante ya que cuando se inyecta IGF, este le da pal pelo al MGF, ocupando y saturando todos los receptores debido a su mayor afinidad, cancelando así la proliferación celular y cambiando la síntesis a diferenciación celular (En todos los estudios realizados en vivo la aplicación de IGF-1 de forma exógena inhibía completamente el proceso de proliferación celular iniciado por el MGF).

La proliferación inducida por el MGF ocurre cuando los músculos han resultado dañados por efecto del entrenamiento, aquí es donde las proteínas fijadoras tales como IGFBP-4 estarán al "mínimo", por lo que lo más sensato es introducir aquí el MGF ya que es cuando será más efectivo.

Cuando estemos listos para “cancelar” la proliferación y comenzar a diferenciar esas nuevas células creadas, entonces se debe introducir IGF para comenzar el proceso.

Es por ello que siguiendo estas indicaciones, un protocolo óptimo sería tal que así:

Semanas 1-4:

- PEG-MGF 500-3000mcg semanales dividido en 2 aplicaciones por semana, inyectado justo después del entrenamiento, forma subcutánea (efecto sistémico) o IM con microinyecciones (efecto local).

Semanas 5-8:

- IGF-1 LR3 40-120mcg a diario en una sola toma, inyectado 4-12 horas después del entrenamiento de forma subcutánea (efecto sistémico) o IM con microinyecciones (efecto local), en los días de descanso inyectarlo por la mañana o por la noche. Se puede acompañar su administración con algo de insulina para disminuir así el desglose de la IGFBP-3, lo cual ayuda a incrementar la semivida y por ende la efectividad del IGF-1.

De esta manera pasamos la primera fase centrándonos en la proliferación celular, y en la segunda fase diferenciamos y maduramos esas nuevas células que se han ido creando. La IGF-1 se inyecta lejos del entrenamiento para que así el MGF endógeno pueda ejercer su efecto tranquilamente.

¿Qué hay de las versiones DES y MGF normal?


Aunque en teoría son más potentes, la corta vida media de estos compuestos (5-7 minutos en caso del MGF y 20-30 minutos en caso del IGF-1 DES) hace que únicamente puedan ser empleados para crecimiento local, aparte de que para obtener unos buenos resultados deben ser administrados con microinyecciones y de forma bilateral, por lo que si no queremos acabar como un colador o nos da yuyu las inyecciones, no son la opción más recomendable, pero cada cual con su mecanismo.