La HCG/GCH (Gonadotropina Coriónica Humana) y su uso

·

La GCH (gonadotropina coriónica humana) o HCG por sus siglas en inglés se suministra en forma de glucoproteína en polvo que debe diluirse con agua y administrase por inyección vía intramuscular o subcutánea. Actúa en el cuerpo como hormona luteinizante (HL), estimulando los testículos a producir testosterona aún cuando no se tenga HL natural o ésta sea deficiente.


Por lo tanto, es de gran utilidad en el mantenimiento de la producción de testosterona y/o el tamaño de los testículos durante un ciclo de esteroides.


Más aún, puede ser muy útil en el aumento de la producción de testosterona, fuera o entre ciclos de esteroides. El éxito depende de la capacidad que tengan los testículos para producir cantidades más grandes de testosterona ante una mayor estimulación. Cuando los testículos son el factor limitante, la GCH no puede superarlo.

Si lo que importa es el mantenimiento de la producción de esperma y/o el tamaño normal de los testículos, el incluir GCH como parte de un programa de terapia de reemplazo hormonal (TRH) es superior a depender solo de la testosterona.

El uso de testosterona sola puede causar infertilidad o disminuirla, puesto que la función normal de los testículos depende de un mayor nivel de testosterona intratesticular mas que de los resultados de su uso.

En relación al uso de esteroides, la GCH no debería, en absoluto, usarse como parte de una terapia posterior al ciclo (TPC), o sólo debería usarse, mas bien , de forma precisa para evitar impedir la recuperación.

La recuperación post-ciclo de HL requiere que los niveles de andrógenos hayan caído dentro de la barrera fisiológica. Con el uso de ésteres de acción media o prolongada, esto es un proceso lento, generalmente de 2 a 3 semanas, dependiendo del compuesto y de la dosis.

Si se usa GCH, el mejor plan es utilizarlo durante las últimas semanas de un ciclo para mantener la función testicular a fin de que los testículos respondan a la HL tan pronto como su producción sea restaurada. También se darán las ventajas de mantener el tamaño de los testículos y una provisión de testosterona adicional por su efecto estimulante en la producción.

Este último punto no va a ser tan importante cuando se usen grandes cantidades de esteroides a la semana, pero puede ser muy considerable si la cantidad total de miligramos es modesta.

Dicha producción de testosterona adicional es de gran valor si se usa una combinación de compuestos que no es aromatizante y su dosificación sea lo suficientemente alta para que inhiba totalmente la producción natural de testosterona. En ese caso, los niveles de estrógenos bajarían de modo anormal a menos que se tome GCH para obtener niveles normales de testosterona durante el ciclo, al tiempo que se produce estradiol a partir de la testosterona.

La dosis tradicional de GCH era de 5000 UI. Si bien esto representa una sobredosis en los niveles de sangre por lo menos durante la primera semana después de la inyección, esta dosis tenía uso médico pues en muchos casos se prefiere administrar una sola aplicación o que sean muy poco frecuentes, que requerir dos o más visitas por semana para una inyección. Y como la vida media es de 36hrs, al principio se requiere un nivel extremadamente alto para lograr una acción de efecto prolongado con una sola inyección.

Esta dosis es mucho mas de la que se debe usar en el culturismo o en las terapias de remplazo hormonal.

Existe muy poca diferencia en la producción de testosterona entre dosificaciones de 250 UI cada día alterno y 500 UI cada día alterno. El Doctor Eugene Shippen también ha encontrado efectivas las dosis moderadas a lo largo de su extensa práctica médica, y en la propia práctica del fisicoculturismo también se ha comprobado una total efectividad en esas dosis.

Por consiguiente, una dosis de 500 UI a días alternos (o 3x/semana, lo que es casi equivalente), o 250 UI/día, representan un máximo absoluto razonable.

En tanto que los valores para uso general, 100 UI diario, 200 UI/ día alterno, o 250 UI tres veces a la semana son muy eficaces. En estas dosis, a diferencia de las situaciones con altas sobredosis, la GCH no causa efectos secundarios perceptibles.

Uso, consejos y advertencias


Si queremos emplearla en una terapia post-ciclo, la forma sería la siguiente:

8 inyecciones totales de 1250-2500UI cada 48 horas, antes de ir a dormir, una vez realizadas todas las inyecciones, usar de forma conjunta los dos siguientes compuestos:
  1. 50mg de clomid 2 veces al día cada 12 horas aproximadamente durante 15 días.
  2. 20-40mg de tamoxifeno 1 vez al día durante 30 días.
Los valores de 1000 o 2500 UI por ml son fórmulas de dilución práctica, por ejemplo si tenemos un vial de 5000UI y la reconstituimos utilizando 1ml de agua bacteriostática, cada 0.1ml (o 10UI de una jeringa de insulina) nos darán 500UI.

La GCH sin reconstituir puede ser almacenada a temperatura ambiente hasta durante 2 meses, aunque es recomendable mantenerla refrigerada. Una vez reconstituida, debe mantenerse refrigerada.

Hay que tener cuidado con el abuso de esta substancia especialmente en los protocolos más novedosos en los cuales se indica usarla durante todo el ciclo a dosis altitas y también aquellos protocolos en los que se usen megadosis de forma frecuente, ya que esto puede dañar las células de leydig de manera permanente.

Si vas a usarlo intraciclo durante todo el ciclo, emplea únicamente unas 100-125UI diarias o 250UI a días alternos.

Por último pero no menos importante, si quieres saber si tu HCG/GCH es buena o está en buen estado, compra un test de embarazo en tu farmacia más cercana, reconstituye un vial y a continuación, vierte un poco del contenido (con unas cuantas UIs es más que suficiente) sobre la tira del predictor. Si da positivo enhorabuena, tu HCG es buena, de lo contrario, te la han metido hasta las entrañas.