Ayudas para dormir

·



En la búsqueda de una porra más grande para lograr un mundo mejor muchas veces se utilizan substancias que afectan negativamente al sueño, tanto a la hora de conciliarlo como en la calidad de este. También puede ser el caso de que estés pasando por momentos de mucho estrés, ya sea por trabajo, estudios, relaciones sentimentales… y que debido a esto, el sueño se vea afectado negativamente.




Hoy día tenemos acceso a numerosas substancias que nos pueden ayudar a mejorar la calidad de nuestro descanso, por ejemplo la melatonina, sin embargo la gente suele abusar de ella en cuanto a dosis se refiere, por lo que consiguen justamente el efecto contrario.

En este artículo detallaré brevemente un par de substancias que podemos utilizar para ayudarnos a conciliar el sueño y conseguir un descanso de mejor calidad, lejos de las recomendaciones de mierda que se suelen dar.

Melatonina

Primero la melatonina, es un compuesto resultante de la conversión del aminoácido L-triptófano. Si consumimos una pequeña cantidad de ella antes de irnos a dormir, nuestra glándula pineal responde con un pequeño pico extra de melatonina.

Es realmente efectiva a la hora de reducir el tiempo que tardamos en quedarnos dormidos, sin embargo normalmente los usuarios de ella en su supina ignorancia, utilizan dosis demasiado elevadas de ella, dando como resultado justo el efecto contrario (tardamos más en quedarnos dormidos), y que ni hablar ya de los efectos secundarios clásicos tales como la letargia, dolores de cabeza, etcétera.


La dosis ideal es de unos 0,3mg 1-2 horas antes de irnos a dormir, teniendo en cuenta que la mayoría de las empresas la venden en pastillas de 1mg y que son pequeñas y por ende un coñazo partirlas, al no haber mucha diferencia entre 0,3 a 1mg, pues con 1mg no pasaría nada.

Magnesio

El magnesio es un suplemento bastante eficaz a la hora de mejorar la calidad del sueño, esto es debido a que en primer lugar ayuda a reducir los niveles de cortisol además de incrementar levemente los niveles de melatonina; también asiste en la relajación muscular.

Lo bueno de este suplemento para ayudarnos a mejorar la calidad del sueño es que nos vale hasta con el óxido de magnesio, la forma más puerca a nivel de absorción que te puedes encontrar.


La dosis ideal es de 400-800mg al día, a mejor sea la forma de magnesio, menor será la dosis que tengas que emplear.

Anti-histamínicos

Por último tenemos los antihistamínicos, muchos anti-histamínicos tienen una conocida capacidad sedante debido a que traspasan muy bien la BBB y desactivan los receptores H1 en diversas áreas del celebro involucradas en el control de los ciclos del sueño y vigilia.

Mi opción favorita es el Atarax, el cual también se emplea para tratar la ansiedad leve, con 25-50mg antes de irnos a dormir tenemos suficiente. También hay otras opciones tales como el Variargil, pero este suele causar un poco de letargia, la dosis de este es de 15-20mg antes de dormir.

Hay otros más famosos y que seguramente conoceréis tales como el Soñodor y la Dormidina. Hay gente a las que les funciona unos y otros no, simplemente prueba y decide el que mejor te vaya.

Otros consejos

  • Apaga el puto móvil.
  • Si estás en el PC bastantes horas antes de ir a dormir, utiliza programas como F.lux que elimina algunos tonos de azul que intervienen en la regulación del sueño.
  • Mejora tu higiene del sueño (habitación bien oscura, sin ruídos ni aparatos electrónicos encendidos, etc...)

Conclusión

Mezclando estas 3 cosas con cabeza lo más seguro es que logres mejorar drásticamente la calidad de tu sueño. Scitec vende unas pastillas de melatonina de unos 0,93mg creo recordar y a buen precio, así que esa es la que os recomendaría, en cuanto a magnesio, esto ya depende de cada uno.

Si tras probar varios días no conseguir mejorar vuestro descanso con esto, os recomendaría o bajar la trembolona (aunque ya sabemos que aquí todos nos preparamos para un europeo con un par de pastillitas de wins) o acudir a un psiquiatra si se trata de insomnio crónico especialmente si es debido al estrés, ya que si dejáis pasar este último durante mucho tiempo os puede jugar una muy mala pasada.

Como último recurso aunque muy arriesgado para la salud podéis probar lo siguiente antes de dormir: Una paja y dos vasos de agua.