El uso de triptorelina en un PCT

·



La triptorelina es un análogo de la GnRH: en otras palabras, actúa como dicha hormona producida por el hipotálamo para estimular a la pituitaria a producir LH.

Cuando se usa a niveles terapéuticos dentro del ámbito médico, la triptorelina sobre-estimula la hipófisis. El resultado inicial es un aumento o incluso una producción extremadamente alta de LH; el resultado crónico seria la completa inhibición de la secreción de la hormona luteinizante (LH).



Se suele escuchar una teoría la cual se basa en que se puede usar una sola inyección de triptorelina de 100mcg para recuperar la producción de testosterona en aquellos casos donde la secreción de esta haya sido suprimida crónicamente (por ejemplo mediante el uso y abuso de AAS), sin que dicha dosis sea inhibitoria. 

Con esta dosis es muy probable que no haya riesgo de desencadenar un proceso de inhibición con este enfoque, y es altamente probable que pueda proporcionar un breve estímulo a la hipófisis. Sin embargo, es dudoso que esto pudiera ayudar a solventar una inhibición crónica donde el uso de SERMs no haya sido suficiente, o que fuera beneficioso su uso en conjunción con un SERM para un PCT usando la triptolerina al principio de este para conseguir una mejor recuperación.

La evidencia anecdótica del uso de este fármaco para dicho fin es bastante pobre, y personalmente no encuentro ninguna razón en particular mediante la cual el uso de una dosis de triptolerina pudiera ser beneficioso.

También existe otro problema y es que la mayoría de la triptolerina que se vende en los laboratorios research suelen ser falsificaciones.

En el caso de que quieras usarla para intentar revertir un hipogonadismo hipogonadotrópico inducido por andrógenos, en primer lugar intentaría realizar el famoso tratamiento del Dr. Scally (El único tipo de PCT clínicamente documentado) y si dicho método no funciona, entonces intentaría probar suerte con la triptolerina.