La importancia de la DHT en un ciclo de esteroides, segunda parte

·

Un adulto varón medio produce una media de unos 7-10 mg de testosterona neta por día, lo cual nos da unos valores en sangre de unos 7-10 ng/dL en una analítica, de testosterona total. Un 5% de la testosterona pasará a ser DHT.



La testosterona


En el caso de que no queramos utilizar testosterona en un ciclo de esteroides, o únicamente queramos utilizar la justa, las cantidades mínimas necesarias para mantener un correcto estado anímico sería como hemos dicho de unos 10 mg diarios, lo cual dependiendo del ester serían:

  • Base: 70mg semanales
  • Propionato: 120mg semanales
  • Cipionato y enantato: ~143mg semanales

Estas dosis nos asegurarían unos niveles óptimos de testosterona en sangre. Cabe decir que al usar otros andrógenos, los niveles de SHBG disminuirán notablemente, por lo que se pueden usar dosis menores ya que los niveles de testosterona libre serán mayores, pero igualmente, no bajaría de al menos unos 50mg de testosterona netos cada semana.

Mesterolona y Drostanolona


Estos son dos buenas opciones como sorporte androgénico, sobre todo para aquellas personas que sean muy sensible a la retención de la testosterona debido al aumento de estrógenos y no quieran o no puedan acceder a un inhibidor de la aromatasa. Pero esto no acaba aquí, estas sustancias al ser básicamente DHT (la mesterolona es DHT oral con un sólo grupo metil, 1-aa. La drostanolona es un derivado muy cercano de la DHT) o muy similares a la DHT, son capaces de interactuar con la enzima aromatasa, por lo que son capaces de desactivarla y prevenir la aromatización de otros esteroides, como la boldenona o la nandrolona, en ciclos Old-School es muy común ver el uso de tamoxifeno+mesterolona como soporte para la inhibición de la aromatización.

En términos de ganancia muscular no nos aporta tanta potencia como la testosterona, pero a la hora de perder grasa, ganar fuerza, etc... son mucho mejores. Además, nos proporcionan un mejor estado anímico y un brutal descenso de la SHBG, sobre todo la mesterolona.

En el ámbito Español al menos, en el caso de que no puedas acceder a una fuente fiable de Drostanolona, es mucho mejor adquirir mesterolona de grado farmacéutico, el tan conocido provirón.

Con sólo una pastilla de 25mg de provirón al día, o un poco más de drostanolona cada 48 horas, seremos capaces de mantener un correcto estado anímico. Además, el provirón a no ser que se use a dosis brutales, y hablo de en torno a los 250mg diarios, no nos supone ninguna inhibición a nivel de gonadotropinas, por lo que se puede utilizar en una terapia post-ciclo.

DHEA


Últimamente se está poniendo muy de moda el uso de la DHEA, tanto en ciclos puentes, como en PCTs como de soporte androgénico en un ciclo de esteroides.

¿Cómo nos ayuda la DHEA a la hora de usarla como soporte androgénico?

Esta, mediante la interacción con la enzima 3b-HSD se transforma en androstenediona, la cual mediante la interacción con la enzima 17b-HSD se transforma en testosterona, y esta mediante la interacción con la 5-AR se transforma en DHT. Otra ruta para convertir la androstenediona a DHT es mediante la interacción de esta con la enzima 5-AR para convertirla en 5a-androsteno-3, 17-dione y esta posteriormente se transforma en DHT vía 17b-HSD. Hay que tener en cuenta que la androstenediona también puede transformarse en estrona vía aromatasa.

Además, tiene efectos positivos para la pérdida de grasa, reduciendo los niveles de cortisol y además aumentando el ratio de conversión de T4 a T3.

La DHEA tiene una disposnibilidad muy baja, por lo que para conseguir esto tendríamos que consumir unos 2 gramos diarios. La mejor manera de conseguir sus efectos es utilizar su forma inyectable o transdermal, en conjunción con la forma oral micronizada.

El cuerpo secreta unos 25mg diarios de DHEA, por lo que una dosis similar de su forma inyectable o incluso menos, o cerca de unos 80mg diarios de la transdermal sería el mínimo.