El entrenamiento perfecto según Kai Greene

·


El artículo de hoy trata de como hacer un entrenamiento lo más perfecto posible según Greene.
“Ir al gimnasio es como ir al banco”, dice Greene. “Estás invirtiendo en tu cuerpo, así que intenta sacarle lo máximo que puedas.
Seguidamente os vamos a adjuntar los consejos de Greene, “para asegurarte de que cada vez que vayas al gimnasio vas a conseguir lo máximo para tu inversión”.

  1. El combustible. Suelo entrenar a última hora del día o, por la noche, así que dispongo de suficiente cantidad de proteína y carbohidratos en mi cuerpo para alimentar mi ejercicio, dice Greene. Si entrenas a primera hora de la mañana y no tienes tiempo para hacer una comida seria, toma un batido de proteína de suero antes de ir al gimnasio, para así disponer de aminoácidos en los músculos.
  2. Bloquea las distracciones. El gimnasio no es un lugar para socializar. No puedes estimular los músculos si tu mente se va de un lado para otro. Greene limpia su mente de todo, no existe nada sinó él, lo que siente en sus músculos y lo que intenta conseguir. La música es una buena manera de bloquear las distracciones.
  3. Hazlo bien. Hacer algo mal una y otra vez no te da los resultados deseados. En culturismo, cada repetición tiene que ser perfecta. Intenta procurar que alguien que sepa vigile tu forma de entrenar para que tu cuerpo la incorpore a su acervo de conocimientos.
  4. Siéntelo. Lo veo a diario: un tipo se coloca debajo de la barra y se pone a empujar de cualquier manera. Sí, está levantando pesas, pero no construyendo músculo. Las barras, las mancuernas y los aparatos son instrumentos que usamos para estimular los músculos: son un medio para obtener un fin. Lograr que el músculo deseado haga el trabajo y sienta cómo se estira y se contrae en cada repetición, es mucho más importante que la cantidad de peso utilizada, nos expresa Greene.
  5. Prueba nuevas cosas. Si haces siempre las mismas series de los mismos ejercicios con las mismas repeticiones, tu cuerpo siempre estará igual. Es por eso que debes provar una rutina totalmente distinta. Haz más o menos repeticiones, divide los músculos, prueva con superseries, series gigantes o series descendentes. Incluso algo tan simple como añadir un ejercicio nuevo, puede acelerar el desarrollo.
  6. No corras demasiado. Lo peor que puedes hacer es ir a toda prisa haciendo un entrenamiento. No preocuparte por calentarte y no fijarte en lo que estás haciendo es el camino perfecto para lesionarte o para que el simple entrenamiento no te sirva para nada. Si es posible, procura buscar el tiempo necesario para dar al entrenamiento la atención que tanto necesita y se merece.
  7. Escucha a tu cuerpo. Algunos días puede que tu cuerpo necesite entrenar más flojo, otros, quizás tengas una gran capacidad para poner más peso en la barra y hacer un par de series extra. Solo basta con escuchar a tu cuerpo para que sepas que es lo que quiere.