¿Me estoy poniendo gordo? Método para medir el BF

·






Como no es tan frecuente disponer de unos calíperos o una máquina eléctrica medidora de grasa, a veces hay que ponerle un poco de imaginación.



¿Como averiguar si nos estamos poniendo gordos? 


El espejo es bastante fiable, pero al mirarnos tan a menudo (algunos decenas de veces al día) no somos conscientes del nivel de grasa que vamos adquiriendo. Hasta que un día, sorprendidos, un amigo nos comenta: «hostia, te estás poniendo gordo, eh, cabroncete...» mientras golpea nuestra barriguita a la cual miramos atónitos como si hubiera surgido de la nada.


Eso no es plan.


Además de pesarnos semanalmente (yo me peso los Domingos antes de desayunar y lo apunto, luego contrasto al día siguiente o a mitad semana para ver si los líquidos tuvieron algo que ver... pero no tomo nota de esta medida), debemos medirnos una vez al mes como mínimo para evaluar progresos. Podemos medir: cuello, hombros, dorsal, pectorales, bíceps flexionado izquierdo y derecho, tríceps extendido, antebrazo, cintura, glúteos, muslo y gemelo. Yo mido el cuerpo una vez y luego lo repito como comprobación. Mide siempre en la misma zona del músculo o no servirá de nada.
Si ganamos centímetros demasiado rápido (y no nos estamos «atizando») seguramente serán de grasa.


Junto con la medida periférica de los músculos viene el «método casero de medición de grasa». Coloca el índice y pulgar a unos 2,5cm a la derecha del ombligo. Abre la mano tanto como puedas (formando una L con ambos dedos) y coge tanta grasa como puedas de esta zona. Agarra un «michelín» tan grande como te sea posible. Con la otra mano, armada con un rotulador, haz dos puntos. Uno «arriba» del pliegue (justo debajo de la yema del pulgar) y otro debajo (justo sobre el índice). Ahora «libera» la grasa. Mide con la cinta (una regla no sirve) la distancia entre ambos puntos. Borralos y repite dos veces más. Si los valores son similares te servirán para hallar una media que apuntarás junto a la medida de la cintura.
Estas dos cifras te darán una idea bastante aproximada acerca de dónde proviene tu progreso.


Puedes multiplicarlas y hallar un resultado final.


Por ejemplo, (6cm de «miche» * 80cm de cintura) / 100 = 4,8.


Este valor no es tu porcentaje de grasa, ni mucho menos. Se trata tan solo de un número de referencia personal para ti que te ayudará a evaluar tus ganancias o pérdidas de peso.
Si este número aumenta, también lo estará haciendo tu porcentaje de grasa.
La razón de dividir entre 100 es meramente la de obtener un número más «manejable».